Precio de aceite de oliva: trucos para optimizar el uso de aceite

No hay más que acercarse al supermercado para comprobar la subida que ha experimentado el precio de aceite de oliva. La comparativa estadística es meridiana al respecto. No hace mucho las estanterías de los negocios pequeños, medianos y grandes soportaban envases mucho más baratos. Un 45% aproximadamente de media más bajo era el precio del oro líquido hace un par de años. Los expertos dicen que la culpa de todo “la falta”. Sí, la falta de oferta, la falta de lluvia y, en general, la falta de aceite español.

Evidentemente, hay algún que otro factor político y macroeconómico escondido entre las razones de la vertiginosa subida del precio de aceite de oliva. Pero para el consumidor raso lo importante es saber capear el temporal cuando el litro de aceite cotiza más alto que una acción del Santander. Aquí entra irremediablemente la sabiduría popular amplificada por el ciberespacio para hacer que nuestros litros de aceite rindan por litro y medio o, incluso, dos. ¡Ay, bendito Internet!

La Red está llena de consejos, pero para no volverse loco intentando optimizar el uso del aceite de oliva lo suyo es que te hagas un decálogo básico. Algunos consejos que te ayudarán a sacarle el máximo partido posible a la garrafa de aceite son obvios, pero no está de más tenerlos presentes. Por ejemplo, recuerda no calentar en exceso el aceite al freír si quieres reutilizarlo, ya que de lo contrario lo quemarías y lo inutilizarías.

Ya sabes, no esperes a que se levante el humo cuando pongas la sartén si vas a darle más de un uso al aceite. Por cierto, hay que usar siempre envases de vidrio, nada de plásticos o materiales oxidables. Lo mismo podría decirse de la conservación del aceite en general, a lo que habría que añadir algún que otro consejo. Si queremos alargar la vida del aceite de oliva (cuando lo compramos en grandes cantidades) lo fundamental es mantenerlo alejado de la luz y el aire para que no se agrie.

Además hay que tener cuidado con la temperatura, sobre todo en verano. Si eres de los que se llevan a casa garrafas de 5 litros por pares, debes tener el aceite a la sombra en un lugar fresquito. Lo ideal es tener los envases abiertos en una alacena de toda la vida, pero se puede meter incluso en la nevera, sobre todo si tenemos planeado irnos de vacaciones.